Pablo Jaque, Presidente AGECH, acerca del debate por incorporar funcionarias al servicio de Guardia Armada.

Nuestro presidente entregó por redes sociales una opinión argumentada acerca de la decisión de la autoridad que pretende incorporar funcionarias al servicio de Guardia Armada en la región del Bío Bío.  Repasando varios temas, algunos históricos en gendarmería. En sus palabras, pone de manifiesto la realidad del gendarme hoy en día.

Les invitamos a leer el texto que compartimos a continuación:

Esta semana (12 al 16/04) se produjo un valioso e intenso debate por la posición de nuestro Directorio Provincial AGECH Concepción respecto de la decisión que se había adoptado en la Región del Bío-Bío de incorporar funcionarias al servicio de Guardia Armada.

Creo que es necesario aclarar que nuestra autonomía Gremial nos garantiza no tener que decir si a todo, tampoco hemos discriminado y menos dudado de las condiciones de nuestras funcionarias. Tampoco nos oponemos a los cambios, pero los cambios se hacen con responsabilidad, garantizando respeto y dignidad a nuestro personal. Los funcionarios que cumplen funciones de centinelas no se merecen las condiciones de trabajo y de infraestructura que disponen en la actualidad para cumplir su labor.

Valoramos los cambios que se están impulsando en “algunas unidades” del país. Nosotros esperamos que en el corto y mediano plazo alcance muchas más unidades. El mundo y la tecnología han avanzado, y no nos cabe duda que la Tecnificación debe transformarse en el elemento primordial para la seguridad perimetral de las unidades penales. Pero eso significa inversión y todos sabemos que cuando se habla de recursos para Gendarmería, los gobiernos de turno siempre hacen oídos sordos. Entonces, tenemos tarea que hacer, claro que sí, sabemos cómo se consiguen recursos que vayan en beneficio de nuestro personal. No cabe duda que es una lucha que debemos dar, porque nadie merece trabajar en las condiciones que lo han hecho muchas generaciones de Gendarmes.

En las actuales condiciones, era una obligación levantar la Voz y evitar que se incorporaran funcionarias como centinelas en la Cárcel del Manzano (Concepción), la mayoría de ellas, a estas alturas de su carrera son madres y eso significa un cambio de vida significativo, no estamos hablando de funcionarias recién egresadas desde la escuela, pero eso tampoco significa que dudemos de las capacidades de nuestras funcionarias para cumplir esa función, todo lo contrario, es otro el fondo y aunque parezca reiterativo, esta situación en particular, abre una nueva oportunidad para abordar el tema de una vez por todas de forma seria y responsable, y para eso siempre estaremos disponibles.

No nos comparen con Carabineros como lo quieren hacer para justificar sus decisiones, esa es una institución no deliberante, y sabemos los abusos a los que son sometidos los funcionarios de la planta de Suboficiales, tenemos señales de cómo han administrado la institución y cómo traspasan la responsabilidad de sus decisiones a los subalternos, a los cuales, normalmente dejan solos y les quitan respaldo públicamente. O acaso corresponde, por ejemplo, que a sus funcionarias ni siquiera se les permite o se les respete los horarios donde deben amamantar a sus hijos, lo que es un “Derecho Irrenunciable”, lamentablemente hemos visto a través de varias denuncias, que, para las funcionarias de Carabineros, queda al arbitrio y a la decisión de sus “criteriosas jefaturas”.

En Gendarmería HAY UN SECTOR QUE HACE RATO NOS QUIERE ASIMILAR A ESTAS INSTITUCIONES, ESE ES EL TEMA DE FONDO PARA ELLOS, QUE MUCHOS DE NUESTRA PLANTA AUN NO VEN Y PARECIERA QUE NO LO QUIEREN ENTENDER.

Gendarmería es un servicio público y nuestra calidad jurídica incomoda a algunos, que les encantaría, por cierto, tener el poder absoluto para hacer y deshacer con el personal de la planta de Suboficiales. Pero les guste o no, los gremios existen, y no todos están obligados a decirle que si en todo a la autoridad. AGECH tiene autonomía y un mandato que es irrenunciable, “cuidar los derechos y beneficios que se han conseguido para los/as trabajadores/as”.

Reitero, no nos oponemos a los cambios, al contrario, “avancemos”, comenzando por dar un trato digno a nuestros Funcionarios Centinelas, si se incorpora o no personal femenino egresado desde la escuela a esta función, es imperante que se mejoren las condiciones estructurales que tienen las Guardias Armadas, seguir haciendo esfuerzos por incorporar tecnología a la vigilancia, para disminuir garitas y de paso inyectar personal a las funciones de trato directo con la población penal.

El llamado entonces y tal cual fue planteado a la autoridad nacional, es que esta situación particular, sea una nueva oportunidad para abordar el tema en conjunto pero de forma seria, donde también debe hacerse parte de esta discusión la autoridad que tiene responsabilidad política sobre nuestro servicio, ya es hora que ellos se hagan cargo porque esta situación no solo se resuelve de forma interna, acá debe existir preocupación y señales de querer modernizar Gendarmería, y para eso se requieren recursos y no creo que esos recursos solo se consigan cambiando a un modelo institucional como algunos lo señalan y así lo quisieran.

Por último, espero que esta creciente preocupación de arreglar los turnos de los centinelas en algunas regiones del sur del país, no sea para evitarse enviar funcionarios desde la escuela. Eso sí que sería una mala señal y una pésima decisión, no está de más recordarles que hay funcionarios que llevan 5, 6 y 7 años como Centinelas y no porque bajen de sus servicios y tengan su casa a 2 cuadras como uds. dicen, no merezcan tener una mejor calidad de vida.

P.D. “AGECH “NO” está en periodo de elecciones” no necesito un periodo determinado para decir a la autoridad lo que hay que decir, no se confundan algunos, ni intenten confundir al resto.

Buen fin de semana para todos/as.

Pablo Jaque Garrido

Presidente Nacional

AGECH

Comparte es Noticia